Buscar

BOSQUE BAJO EL MAR

Koji Suzuki escribió este cuento en su antología de Aguas Oscuras. El cuento, originalmente es inconcluso. En Grimoria le pusimos un poco de picante sobrenatural con sobrecondimentos de fantasmas y sombras que anuncian la muerte. Esta es una adaptación original.

Era el principio del invierno de 1975. El suelo blando bajo sus pies se había convertido en un lecho de roca dura. Una vez fuera del bosque, se encontró en lo alto de un peñasco. Ella se dirigió al borde y miró hacia arriba para encontrar una cornisa escarpada que no descendía más que su propia altura.

Aquí el bosque terminaba abruptamente y debajo se extendía una franja de tierra pendiente cubierta por hojas caídas. Se supone que aquí había un pequeño arroyo que serpenteaba por las laderas de la montaña, pero no se veía ninguna gota de agua desde este punto.

Mientras estaba en lo alto del pequeño risco, Sugiyama estaba a punto de saltar, pero vaciló. El suelo al pie del pequeño acantilado estaba cubierto de hojas, podía resbalarse.

En las noches soñana con visiones de algo parecido a un pozo oscuro sin fondo que acechaba bajo las hojas. Ella dio un paso atrás desde el borde.

Sakakibara no tardaría mucho, Sugiyama decidió esperarlo en este lugar, mirando el paisaje. Este estaba sin aliento cuando llegó. Ella empujó su barbilla en la dirección de la cornisa. Este, sin pensarlo dos veces, saltó.

¿Estás bien ahí abajo?

preguntó Sugiyama.

¡Mira esto!

Respondió Sakakibara desde abajo.

Sugiyama saltó y aterrizó de pie; logrando mantener el equilibrio. Justo al lado de Sakakibara había un agujero oscuro. Arrastrándose, Sugiyama miró dentro.

'¿Podría ser la entrada a una cueva?'

Sugiyama, impaciente, bajó su mochila, sacó una pala plegable y comenzó a quitar la tierra del fondo del hueco.

Después de excavar por unos diez minutos, logró ensanchar lo suficiente la abertura para poder entrar arrastrándose. Luego, ambos se turnaron para gatear y examinar el interior con una linterna.

'¡Lo hicimos!

Sakakibara casi chilló de emoción.

Frente a ellos había un enorme pasaje. El aire que ascendía por la ladera de la montaña entraba por la abertura. Si escuchaban con atención, podían escuchar el débil eco del agua goteando en algún lugar de las profundidades de la oscuridad.

'Podría ser.'

No era sencillo descubrir una caverna subterránea en la que ningún hombre hubiera puesto pie.

Ella tomó la copia del mapa de su mochila y estimó su posición actual. Después tomó una fotografía del paisaje para ubicar este lugar en el futuro.

en el interior de la cueva solo había espacio suficiente para arrastrarse hacia adelante en fila.

Mientras se arrastraban hacia adelante, sobre su vientre, ambos se preguntaban si en verdad estaban en una cueva nunca antes explorada. Entonces el techo se elevó de repente.

Llegaron a una cúpula cavernosa formada por un derrumbe. No importa cuánto iluminaran el techo con sus luces, los rayos no llegaban a algo sólido. La piedra caliza es el resultado de la sedimentación de los restos de criaturas marinas. Por lo tanto, esta caverna estuvo en algún momento en el fondo del mar. La erosión hídrica habría formado un gigantesco pasaje, oculto bajo las ahora enormes montañas.

'¡Fantástico!'

Embriagado por su buena suerte, Sakakibara silbó alegremente mientras escudriñaba el interior de la caverna con su linterna. Sugiyama sacó su brújula del bolsillo y tomó una lectura.

"Volvamos",

gritó Sugiyama

Ven, mira esto ¡Hay un pozo!

Respondió Sakakibara.

En la vasta gruta en forma de campana, colgando como cortinas, las estalactitas se extendían de suelo a tierra. Sugiyama miró hacia abajo. El agujero descendía levemente curvo, no era tan profundo y se podía sortear bastante bien sin cuerdas ni una escalera.

'Bueno, ¿estás lista?'

Al entrar en el anillo de luz de la linterna que le alumbraba el paso, Sugiyama presionó la espalda contra la superficie inclinada y comenzó su descenso.

¿Ves algo ahí abajo?

¡Puedo oír el agua!

Una fina película de agua cubría la resbaladiza superficie de las paredes de la caverna. Al filtrarse a través de grietas en el techo, el agua se deslizó silenciosamente por las paredes de la caverna para desaparecer a través del suelo de la cueva sin formar una sola piscina.

Sugiyama sintió una ligera corriente de aire. Una sutil corriente de aire cálido llegó flotando desde algún lugar. A sus pies había todo tipo de rocas, grandes y pequeñas. Usó su luz para inspeccionar la topografía una vez más.

Ambos comenzaron a mover las piedras y, finalmente, dejaron al descubierto una roca enorme. Podían sentir una ráfaga de aire más sustancial que entraba por huecos debajo de esta roca.

Esta era la entrada al pozo.

Empujaron fuerte. Ahora la entrada al pozo estaba completamente expuesta. Cuando cualquiera de los dos se movía, las piedras a sus pies rodaban, rebotando en las estalactitas para crear un sonido que reverberaba como un trueno.

Ambos esperaron hasta que todas las piedras que podían caer cayeron y la conmoción se calmó. Atando una cuerda alrededor de una roca, Sugiyama soltó el otro extremo y cayó hacia el fondo del pozo.

'Espera aquí.'

Uno de ellos tuvo que permanecer en el borde para asegurarse de que el extremo de la cuerda permaneciera en su lugar. Poniendo su pie en una pequeña repisa, Sugiyama tomó un descansó y contempló la amarga realidad de la situación. Se suponía que era una gruta de piedra caliza virgen, una en la que ningún ser humano había puesto un pie hasta ahora; sin embargo, un destello de intuición le sugirió que en algún momento del pasado distante, alguien había intentado acceder a este eje tal como ellos lo estaban intentando ahora.

Sugiyama acercó su faro a una estalactita. Había un extraño patrón. Embadurnado sobre el ocre contrastante de la superficie de la cueva había barro gris oscuro, con extrañas escrituras. Extendió la mano para sentir la superficie. El patrón era claramente diferente al de la superficie de la cueva. Ella llegó a la conclusión de que era una mancha de barro en la espalda de alguien que había pasado por el pozo tal como ella lo estaba haciendo ahora.

'¡Sakakibara!' gritó.

'¡Estoy bajando!'

Incapaz de contenerse, Sakakibara parecía estar bajando por el eje, con los pies por delante.

¡No sigas, sal de ahí!

Una lluvia repentina de pequeñas piedras fue seguida inmediatamente por un fuerte estruendo, un breve grito y el horrible sonido de huesos aplastados. Luego, con la misma rapidez, la lluvia de piedras disminuyó.

¿Qué está pasando ahí arriba?

Su voz comenzó a temblar, ya sabía que algo andaba muy mal.

Holaa.

Sakakibara no respondió, pero un breve gemido se filtró a través de la penumbra. Sugiyama escaló por la cuerda y encendió su luz a través del espacio entre la cintura de Sakakibara y la pared del pozo.

Ya no había entrada, estaba bloqueada por la enorme roca. Estupefacta, Sugiyama sintió que la sangre se le escapaba de la cabeza. El rayo de su linterna captó el blanco espantoso de la mandíbula de Sakakibara, bajo la cual se tensaron los tendones del cuello. Su cabeza estaba encajada entre el costado del eje y el borde de la roca para que Sugiyama no pudiera ver la cara de la nariz hacia arriba.

Durante algún tiempo, Sugiyama se quedó mirándolo con incredulidad. Le temblaban las piernas y sentía náuseas.

'¿Estás bien?'

Por el cuello torcido de su amigo corrían espesos ríos de sangre. De repente el cuerpo de Sakakibara se arqueó hacia atrás y comenzó a convulsionar. Los movimientos eran demasiado espasmódicos antinaturalmente para ser otra cosa que la agonía de la muerte. Ella estaba atrapada en una alcantarilla con una tapa de una tonelada.

-

Allí en la oscuridad pasó más de dos días, atrapada. Ella estaba acurrucada, casi inmóvil junto al agua, resignada al hecho de que solo tenía dos opciones y solo dos opciones: podía intentar empujar hacia arriba la roca que bloqueaba la boca del pozo o nadar y buscar algún pasaje bajo el agua.

Durante las últimas diez horas, no había encendido su linterna, excepto para mirar su reloj. No podía permitirse desperdiciar ni un segundo de energía. Era un martes, las cinco y media de la tarde.

El interior de la caverna no estaba totalmente en silencio, se oía el sonido constante del agua goteando. Los goteos corrían por las estalactitas de piedra caliza que colgaban del techo de la gruta y caían sobre el lago subterráneo. Abriendo su mochila y sacando una gorra, Sugiyama probó dejarla en la superficie del agua, para mirar si había alguna corriente subterránea. Entonces escuchó una voz. Alguien se reía de ella.

La gorra comenzó a flotar de derecha a izquierda. Debería haber un túnel a través del cual el agua se escurría hacia el mundo exterior. La corriente no sería tan rápida si el agua no tuviera un agujero considerable por donde drenar. Alguien seguía riéndose de ella, esta vez más fuerte. La risa terminó en un horrible quejido que paralizó a Sugiyama.

Una mano, una blanca mano salió del centro del agua con una carta. Otra mano le acercó un carbón en tira. Sugiyama lo tomó y anotó una carta para su hijo, la persona por quien más se preocupaba en este momento.

Ella marcó sus últimos pensamientos y la entregó a la otra mano que aún esperaba, sumergida en el pozo.

Tomó una bocanada de aire y se zambulló en lo profundo.

-

Verano de 1995

La compañía doce montó el campamento base en la suave pendiente que daba a la entrada de la cueva. Eran miembros del Club de Exploradores de la Universidad, dirigidos por Takehiko Sugiyama. Con los rostros bañados en sudor, los miembros del club se echaron al hombro sus equipos. Su carga consistía no solo en equipo de espeleología; también tenían todo su equipo de buceo.

La boca oscura de la cueva de piedra caliza se abrió justo frente a ellos. La abertura de la gruta se había hecho más ancha que cuando su padre llegó aquí dos décadas antes. Sin embargo, la impenetrable oscuridad que se extendía más allá de la abertura era exactamente la misma que había presenciado su madre.

Para Takehiko, la cueva era un lugar que se había sentido destinado a visitar, estas cuevas de piedra caliza descubiertas por su madre habían sido visitadas por decenas de equipos de investigación.

Takehiko y otros cinco miembros serían los primeros en sumergirse en este lago, mientras que los otros seis miembros se quedarían fuera, en espera, seguros. Todos los miembros del equipo eran buzos certificados y tenían mucha experiencia.

Takehiko repasó una vez más los avisos rutinarios de seguridad:

'Eviten usar sus aletas tanto como les sea posible. Si perturban el sedimento, terminarán sin visibilidad. Si entran en pánico y tratan de salir a la superficie, comprendan que no hay superficie, están bajo tierra. Que no cunda el pánico, hagan lo que hagan. Mantengan la calma en todo momento.'

Los otros buzos insertaron las boquillas de sus reguladores en sus bocas. Además de las luces instaladas en sus cascos, todos llevaban potentes reflectores. Cada uno estaba atado a la línea de vida, a una distancia uniforme del siguiente. Los cilindros de aire no estaban fijados a sus espaldas, debían apretarlos contra sus pechos si surgía la necesidad. La capacidad de moverlos de esta manera les impidió interponerse en un entorno tan restringido.

Un aura invadió la cueva cuando los rayos de sus veintipico de luces se reflejaban en la superficie del lago e iluminaban las paredes de la gruta.

Mientras Takehiko imaginaba a su madre nadando tenazmente hacia adelante en la oscuridad total, incapaz de respirar y sangrando por sus heridas, se sintió abrumado por una oleada de emoción tan intensa que agotó todo el oxígeno de sus pulmones. Justo cuando estaba a punto de perder la esperanza de llegar más lejos sin respirar, el túnel de repente se hizo más ancho, como si estuviera saliendo.

Mirando hacia arriba, vio lo que parecían ser ondas en la superficie del agua. Parecía haberse abierto un espacio entre el techo del túnel y el agua. Takehiko salió a la superficie y tomó una bocanada de aire a través de su boquilla.

Del techo suavemente curvado colgaban innumerables estalactitas como pajitas, descendiendo hasta casi tocar su cabeza, tan afiladas como una masa de agujas mirando hacia abajo. Las estalactitas tenían varios metros de largo.

La corriente comenzó a inclinarse ligeramente hacia abajo, por lo que el flujo de agua se hizo más rápido. Hubo un aumento dramático en la velocidad de la corriente y, para su sorpresa, Takehiko se encontró tragado por una cascada de no más de tres metros de alto.

En el impacto Takehiko perdió la linterna que sostenía en una mano y se golpeó la espalda con fuerza contra una roca. Llevado por la corriente, patinó a botes por el túnel. Ya no podía contener la respiración y estaba a punto de tomar otra bocanada de aire cuando vio una línea vertical que se elevaba a unos cuatro metros frente a él.

Una persona había nadado frente a él. Una persona sin traje de buzo, con la ropa que había usado su madre el día en el que encontraron su cuerpo. La persona nadó, como si ninguno de los otros buceadores existiera, les pasó por enfrente y se introdujo con peligro en una abertura.

Todos, en medio de la más profunda curiosidad, la siguieron.

La salida daba a un salto de agua de más de treinta metros de profundidad.

Todos cayeron a su muerte.

-

En los viejos tiempos, Cabo Kannon solía llamarse Cabo Hotoke o Cabo Buda. Aunque tenía casi setenta y dos años, Kayo nunca había escuchado el nombre más antiguo. En el amanecer de una mañana de principios de primavera, Kayo caminó rápidamente por la ruta que siempre tomaba en sus paseos. Se suponía que la diosa budista de la misericordia, Kannon, extendía la mano de la salvación a todos los que la llamaban. Kayo creía en Kannon y había establecido como regla venir de esta manera en su paseo matutino durante los últimos veinte años. Entre los arbustos había estatuas jizo al borde de la carretera, mezcladas con lápidas. Ellas estaban originalmente allí para apaciguar las almas de los muertos que habían sido arrastrados a la orilla del río, pero ninguno de los residentes locales tenía idea de cómo o por qué se habían instalado los artefactos.

Aún no había luz cuando Kayo se dirigió a lo largo del camino que bordeaba el mar. En una postura ligeramente encorvada, caminaba con los ojos bajos. Al detenerse frente a una cueva de roca desmoronada, miró su celular, habían sido tres kilómetros desde que dejó su casa.

Kayo estiró la espalda y caminó hacia el mar, juntando las dos manos en oración mientras miraba hacia el sol naciente. Las palabras de su oración no habían cambiado mucho en las últimas dos décadas. Oró por la salud de sus dos hijos, el que vivía en Tokio y el que vivía en Hokkaido y por sus familias.

Kayo creía que si te parabas en la punta del cabo Kannon y rezabas al sol naciente, todos tus deseos se harían realidad. Las olas rompían a sus pies y cuando el viento repentinamente cambió de dirección, cayeron gotas de agua sobre las mejillas de Kayo.

Fue entonces cuando lo vio.

Una pequeña franja de luz le llamó la atención. Al principio, no pudo determinar el origen de la luz. No parecía irradiar directamente del sol cuando comenzó a asomarse por encima del horizonte. Daba la impresión de haber destellado brillantemente por un instante, dejando una imagen persistente en su retina, antes de desaparecer nuevamente. Trató de enfocar su ojo en el lugar donde había visto desvanecerse el brillo. Ahí estaba una vez más. Desde el mismo ángulo, el brillo le llamó la atención, solo que un poco menos intenso que antes. Allí, en un hueco de la orilla rocosa, algo parecía reflejar la luz del sol mientras se balanceaba en un charco de agua de mar.

Con cuidado de no mojarse, Kayo se puso en cuclillas para mirar más de cerca y descubrió que la fuente de la luz reflejada era una bolsa de plástico que contenía una caja semitransparente. Parecía como si las olas la hubieran arrastrado hacia las rocas.

Le pareció oír una voz que la empujaba a que se acercara y recogiera la caja de plástico. Ella no pudo resistirse a estirar la mano y recoger la caja. Tomó la bolsa que goteaba entre sus dedos y la sostuvo a la luz del sol naciente. El estuche que sostenía estaba sellado con cinta y tenía un trozo de papel…

¡Una carta!

Hacia el final del verano anterior, Kayo se había encontrado una carta similar, una que la llevó a una travesía hasta una misteriosa casa en donde un señor Takehiko había recibido un mensaje de que su madre había muerto. Ella le había recitado la carta a su nieta Yuko, diciéndole que era un tesoro arrastrado por el mar. Kayo se había memorizado toda la carta.

Desde entonces, la sombra de una mujer, ahogada en el fondo de una caverna le había acompañado todas las mañanas en sus caminatas matutinas. La misma sombra que le había dado ánimos y fuerzas para hacer la travesía hasta un misterioso lugar que veía en sueños.

Esa sombra, de una mujer, emanaba una tristeza enorme. Esa sombra, fue la que Takehiko había visto en el túnel de agua en la caverna inexplorada. Esa sombra era la misma que había empujado, hacía mucho tiempo, la gran roca que aplastó la cabeza de Sakakibara.

Esa sombra fue la que la acompañó esa extraña mañana en donde encontró otra extraña carta… acompañada del cuerpo interte, en traje de buzo, del señor Takehiko y su equipo buzos que cayeron desde las montañas al fondo de esta gruta.



Este es un atardecer, fotograma de la película de 1974 de GODZILLA vs MECHAGODZILLA. Hay algo en las distantes tierras del país del sol naciente, algo supernatural que llama la atención.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo